lunes, 6 de abril de 2009

Feliz cumpleaños

Se despertó con esa vaga sensación de incomodidad, más parecida a un dolor de estómago que a cualquier otra cosa, que la acompañaba casi todos los días desde que cumplió ochenta. Era esa incertidumbre de no saber si moriría antes del siguiente amanecer. Llevaba así tantos años que había aprendido a combatirla, pensando en que sí había llegado a esa mañana, a quién le importaba lo que pasara después.

Su particular Universo se había enlentecido considerablemente; por mucho que el fisioterapeuta de la residencia se empeñara, sus células se rebelaban, condenadas al suicidio, negándose a soportar otra mitosis. Claro que podía leer, y pensar, y dar algunos paseos lentos aunque no menos agradables. Todos sus amigos habían muerto, el apego de la familia disminuía de forma proporcional a la distancia entre las ramas de su árbol. Había sido uno de los biznietos quien decidió que estaría mejor en esa residencia, donde tenían, entre otras características, un peculiar sentido del humor: al ingreso, cada persona recibía como regalo no el típico neceser de aseo, sino un hueco permanente y una lápida en el nuevo cementerio, el único laico de la ciudad. “Nos ocupamos de todo”, ciertamente.

Despacio, como todo lo que requería un esfuerzo físico, se acercó a la ventana. Los edificios, los coches, el bullicio de la primera hora punta del día le alegraban la mirada. Se fijó en un joven que esperaba en la acera, impaciente, saltando de un lado a otro. Estaba tan entretenida que no oyó llegar a la Parca.

F.M.A.
6/4/1909
6/4/2009

9 comentarios:

ana dijo...

Quien cumplía hoy cien años Alicia?

Y hablando de aniversarios: hoy también es el aniversario de la muerte de un pintor renacentista que me gusta mucho, Alberto Durero, (ya sabes lo que me gustan los renacimientos)pues él fallecía también un 6 de Abril, como hoy.
Un beso,
ana

Alicia dijo...

No sabía lo de Durero, se me da fatal recordar fechas históricas.

Supongo que alguien cumplirá hoy cien años, nadie que conozca, though. Era una especie de autobroma macabra.

Besos,
Alicia

Velda Rae dijo...

Siempre es recomendable que la muerte te encuentre despistada, eso que te ahorras.

Edmond dijo...

Al menos no se enteró de que la muerte llegaba, que siempre es mejor que verla venir. Supongo.

Alicia dijo...

Pues sí, Velda, dejemos a los supervalientes eso de mirar la muerte a la cara y decir borderías que tan bien quedan en los libros y películas.
Anda, Edmond, que lo dice un tipo ratonil con una ametralladora... (espero que sólo para la tele).

Besos a ambos,
Alicia

Theo dijo...

La verdad, es hermoso no oír que la Parca se acerca porque a los 100 años todavía hay cosas que nos interesen o nos sorprendan...

Besos!

Alicia dijo...

Me temo que soy una optimista irredenta... (otros me llaman ilusa)
Besos,

Alicia

Mery Jane dijo...

Bueno, es mejor no escuchar a la parca llegar,no esperarla, no sufrir por saber que llegará.
El sufrimiento de la espera es lo que amarga la agonía de muchos. Saben que la muerte vendrá a buscarlos, y lo desean porque tienen dolor en cuerpo y alma, pero ella se hace esperar...

Llegar a los 100 años es cuestión de suerte, supongo. Nunca se sabe del todo lo que la enfermedad nos depara...

Alicia dijo...

Bendita morfina, Mery Jane ;-)
No tengo nada claro si llegar a los cien es algo bueno en sí mismo, dependerá mucho de las condiciones acompañantes.
Un beso,
Alicia